984 29 18 02 info@redtactica.net

¿Es posible celebrar una Navidad sostenible?

Navidad sostenible

Foto: Markus Spiske, Unsplash

¿Tu objetivo para el Año Nuevo es ser más responsable con el medio ambiente? Ahora es un buen momento para empezar a aplicar las primeras medidas. Consumo excesivo de luz, generación de residuos, desperdicio de alimentos… En estas fechas se conjugan todos los factores que más perjudican al planeta. ¿Qué tal si nos paramos a reflexionar y tratamos de celebrar una Navidad sostenible?

Hay muchas acciones que puedes llevar a cabo para contribuir a unas Navidades verdes. A continuación, vamos a hacer un repaso por algunas de ellas.

El árbol de Navidad, mejor vivo

¿Crees que los árboles de Navidad artificiales son más ecológicos porque no hay que talar abetos? Pues en principio no. La mayoría de los que se comercializan están fabricados de plástico y tienen que pasar por procesos químicos en los que se utilizan fuentes de energía no renovables. Se calcula que para compensar la huella de carbono generada (unos 40kg de CO2), estos deberían tener una vida útil de al menos 12 años.

Por su parte, los árboles vivos suelen provenir de viveros cercanos y una vez pasadas las Navidades, pueden tener una segunda vida como astillas para biomasa o compost. Además, si los compras que hayan sido cultivados en maceta, pueden volver a trasplantarse. Muchos ayuntamientos y algunos viveros cuentan con servicios de recogida.

Iluminación controlada

El consumo de luz durante estas fechas es excesivo. Una forma sencilla de reducirlo es cambiar las bombillas tradicionales por otras LED. ¿Sabías que con este simple gesto podrás rebajar el gasto en hasta un 90%? Además, trata de limitar el número de horas que tienes encendida la iluminación navideña.

No hace falta ponerle calefacción al planeta

Otra forma de contribuir a una Navidad sostenible es bajar la calefacción. De esta forma, calentarás tu casa, pero no el planeta. Te recordamos que cada vez que subes un grado, aumentas el consumo energético un 7%.

Alimentos de temporada y de proximidad

Incluso los menús que prepares para estas fiestas pueden tener un mayor o menor impacto en el medio ambiente. No hace falta decir que los alimentos de temporada, las legumbres, frutas y verduras tienen una menor huella ecológica.

Si vas a comprar pescado, asegúrate de que cuenta con el certificado MSC, garantía de pesca sostenible. Y mucho ojo con productos típicos de la Navidad. Los langostinos que compramos congelados, por ejemplo, vienen desde muy lejos. Aparte está el hecho de que la pesca salvaje en ciertas zonas está destruyendo los manglares y los fondos marinos.

Evita además los alimentos que vengan envasados, sobre todo en plástico.

Regalos para una Navidad sostenible

Puestos a celebrar una Navidad sostenible, hasta los regalos pueden ir en esta línea. Este es un buen momento para descubrir lo que las tiendas de comercio justo y mercados locales tienen para ofrecerte.

Para envolverlos, utiliza papeles o cajas elaborados a partir de materiales reciclados y que sean biodegradables.

¡Y no te olvides de separar los residuos para llevarlos a los contenedores de reciclaje!