984 29 18 02 info@redtactica.net

Pensando en hospitales más eficientes: ¿Nos influye el ruido?

acustica hospitales

Imagen: Nivenn Lanos, Unsplash

El ruido afecta a las personas de tal forma que puede llegar a tener consecuencias psicológicas. Por eso es fundamental que los edificios cuenten con un buen diseño acústico. Pero si hay una construcción en la que este aspecto cobra especial relevancia es en los centros sanitarios. En este artículo veremos cómo mejorar el diseño acústico para tener hospitales más eficientes.

Cuando se plantea el diseño de un hospital se tienen en cuenta muchas variables, aunque casi nunca se piensa en cómo afectan los sonidos a la recuperación de los pacientes.

Al final, se repiten una y otra vez los mismos errores: pasillos larguísimos de los que proceden toda clase de ruidos (conversaciones, pasos, carros pasando continuamente, etc.), habitaciones sin un diseño adecuado en las que se puede escuchar cómo ronca el paciente de al lado, dormitorios que se colocan sobre salas en las que hay escáneres o instrumentación que emite infrasonidos…

Todo ello afecta a los pacientes, incluso retrasa su recuperación. ¿Hasta qué punto? Está comprobado que, en los hospitales en los que se han tomado medidas para reducir los niveles de ruido, la mejora de la recuperación de los pacientes se ha situado entre un 30% o un 40%. De esta manera, se reducen las estancias hospitalarias, lo que conlleva mejoras “sanitarias” y económicas

 

Claves para tener hospitales más eficientes

¿Cómo deberían diseñarse los hospitales desde un planteamiento acústico? En Ingeniería Acústica 3, empresa integrante de Red Táctica, llevan tiempo dándole vueltas para encontrar posibles soluciones.

Reubicar los equipos

La mejora de la acústica en los hospitales tiene que empezar por el propio diseño del centro. “La zona de recuperación, cuando se pasa el paciente a planta, debería diseñarse de tal forma que las habitaciones sean para descansar, que estén aisladas, sin maquinaria cercana, que no se escuche el ruido de los pasillos. Está claro que toda esa zona tiene que trabajar de noche, pero los pacientes no deberían escuchar esos ruidos para lograr un buen descanso”, explica David Cadenas, ingeniero de ia3.

¿Por qué no se hace? El problema está en que la mayoría de los hospitales son edificaciones antiguas que se construyeron cuando nadie pensaba en la acústica. Por tanto, habría que empezar por cambiar el diseño inicial y reubicar las diferentes áreas para que los equipos que emiten ruidos o vibraciones estén lejos de la zona de recuperación de los pacientes.

Insonorizar las paredes y techos

Hoy en día, en los hospitales se pintan las paredes, pero no es normal encontrar tratamientos acústicos adecuados. En este punto hay que recordar cómo es el comportamiento del sonido cuando se enfrenta a una pared: reflexiona, se absorbe o se transmite a otro lado. Por eso, lo mejor es emplear materiales que ayuden a que el sonido no rebote. Además, habría que utilizar elementos que eviten la transmisión del ruido.

Utilizar un mobiliario que absorba el sonido

Quienes hayan estado ingresados saben que en los hospitales es muy difícil conciliar el sueño, pese a la importancia que tiene el descanso para la recuperación de los pacientes. Buena parte de la culpa la tiene el mobiliario empleado para los dormitorios. Este suele ser liso, lo que no ayuda precisamente al confort acústico.

¿Cómo se valora el confort acústico? “Para ello hay que tener en cuenta el tiempo de reverberación, lo que llamamos el eco. Esos tiempos en los hospitales son muy altos. Hay que bajarlos para un mejor confort acústico. Una forma sería diseñar el mobiliario y el revestimiento de las paredes, incluso de los techos, con materiales que consigan que ese eco quede retenido en la pared”, indica David.

Diseñar pasillos más cortos ayudaría a tener hospitales más eficientes

Otro aspecto a tener en cuenta es que los pasillos de los hospitales suelen ser muy largos. Lo ideal sería modularlos en determinados puntos para poder aislarlos acústicamente por zonas y tratarlos para que no se produzca el efecto túnel.

Emplear materiales específicos

Por otra parte, los materiales de construcción y diseño en un hospital no deberían ser los mismos que se emplean en la construcción de viviendas. El reto es encontrar materiales que ofrezcan ese confort acústico, pero que a la vez sean higiénicos porque no hay que olvidarse de que hablamos de un hospital.

Por tanto, las superficies porosas no servirían. En su lugar, se pueden emplear otras soluciones. Pueden ser, por ejemplo, los techos que ya se están colocando en los locales de hostelería y que se caracterizan por tener un patrón determinado de orificios. No son simples agujeros decorativos, sino “que actúan como resonadores reteniendo el sonido”, recuerda David.

david cadenas

Información elaborada con la colaboración de David Cadenas González, Ingeniero en ia3, empresa integrante de Red Táctica.